El secreto para no pagar la matrícula del gimnasio para nada


 

Participar en el gimnasio es una de las soluciones más comunes para enero. Después de unas vacaciones navideñas, generalmente celebradas en torno a una mesa llena de comida y bebida, parece que nos hemos dado cuenta de que queremos adelgazar y mejorar nuestra salud, empezar a hacer ejercicio es una de las cosas que nos viene a la mente. e

Si aún no lo sabes Fitenium es una red social gratuita, mobile y basada en vídeo para usuarios que entrenan ejercicios fuerza y-o peso corporal. En Fitenium los usuarios pueden encontrar rutinas personalizadas gratuitas, seguir su rendimiento, competir y conseguir descuentos en tiendas de nutrición y equipo deportivo. Descárgala aquí.

Sin embargo esta motivación suele disiparse con el tiempo y nos vemos con el gimnasio pagado meses pero sin asistir al mismo, ¿cómo podemos evitar esto? Estos trucos te ayudarán.

Tómate el tiempo para elegir el gimnasio adecuado

Es importante acudir a un centro donde te sientas cómodo y tenga el equipo que necesitas. Puede ser que te guste más el ambiente de un gimnasio underground lleno de óxido o de una cadena de gimnasios llena de influencers.

Todo lo que necesita hacer es “barrer” entre los centros actuales y ver los que más te interesan antes de unirse al gimnasio. Antes de tomar una decisión, ve al gimnasio y prueba. Muchos gimnasios tienen un pase de un día que puedes usar para probar las instalaciones y las diferentes clases a las que planeas asistir. Tómese el tiempo para tomar la decisión correcta.El secreto para no pagar la matrícula del gimnasio para nada

Establecer un horario fijo para la formación

“Subir al tren tanto como sea posible” es casi lo mismo que no subir al tren. Si realmente quieres ser constante al entrenar en el gimnasio, establece ese horario. En lugar de tratarlo como un extra del tipo “Oye, vete si tienes tiempo”, trátalo como otra promesa de tu día, como cualquier otra persona en tu agenda.

Las horas punta comienzan en el gimnasio alrededor de las 6 pm. El gimnasio está abarrotado, especialmente durante enero, junio y septiembre, de 6 a 9 o 10 de la noche. Esperar una cola o un banco de la máquina de cardio puede ir contra nosotros y nuestra voluntad. Pero solo dura unas pocas semanas y al final siempre acaban los mismos parroquianos.

Clases grupales: buscar, comparar, probar

Las clases grupales tienen nombres raros y muchas veces ni sabes en qué consisten antes de apuntarte a las mismas. Prueba, busca referencias, vídeos, opiniones etc… de los profesores y sus clases antes de comprometerte a una actividad.

También es importante conocer el ambiente de las clases y como te motivan a seguir trabajando y disfrutando.

Seguimiento de su formación

Si no hay progreso, no hay motivación. Y si no hay seguimiento, no hay progreso.

Si vas al gimnasio durante las horas pico y entrenas en la sala de fitness, es una buena idea escribir “ejercicios alternativos”. Esto le permite reemplazar esta máquina o si está ocupada. Un ejercicio similar no hace perder mucho tiempo.

Con estos pequeños consejos, espero que no solo los entrenamientos en el gimnasio continúen hasta al menos diciembre de este año, sino que se conviertan en parte de cada día y los animen a moverse más cada día.

50 rutinas personalizadas gratis