fbpx

Cuando entrenar fuerza


Cuando entrenar fuerza

En esta entrada se comenta de forma generalizada cuando entrenar fuerza según las necesidades de cada sujeto.

En esta serie de artículos tratamos algunos conceptos mas importantes del entrenamiento de fuerza recogiendo notas del reciente libro publicado Fuerza Velocidad y Rendimiento Físico y Deportivo escrito por los reconocidos investigadores Juan José González Badillo y Juan Ribas Serna.

Lo que se conoce como entrenamiento de fuerza, es decir, los entrenamientos que utilizan los ejercicios que se han descrito anteriormente como bench press y sentadilla y otros similares, se deben realizar en el momento en el que el sujeto no esté fatigado.

Ademas, después de hacer el entrenamiento de fuerza de manera que el proceso de síntesis de proteínas post entrenamiento pudiera llevarse a cabo, menos en la primera fase, de manera suficiente.

el entrenamiento de fuerza se debe realizar en el momento en el que el sujeto no esté fatigado

La mejor combinación del entrenamiento de fuerza y cualquier otro (generalmente un entrenamiento específico de alguna especialidad deportiva) se produce cuando se distancian ambos entrenamientos, realizando cada uno de ellos en días diferentes, o al menos separados por 5-6 horas de intervalo si se hacen en el mismo día.

Esto es especialmente importante cuando el otro es un tipo de entrenamiento que puede producir un grado de fatiga notable. En el supuesto de que los dos entrenamientos se hicieran en el mismo día, cabe la posibilidad de que el entrenamiento de fuerza se haga por la mañana y el otro por la tarde o al contrario, pero en este día el otro entrenamiento debería realizarse con los valores de fatiga más bajos de la semana.

Cuando entrenar fuerza

Por ejemplo, el entrenamiento de fuerza se hace por la mañana, el otro se haría por la tarde con intensidades altas, pero con los esfuerzos más cortos y mayores tiempos de recuperación entre ellos. En este caso, el entrenamiento de fuerza de la mañana podría servir de estímulo positivo y de activación (¿potenciación?) para el de la tarde.

Si el entrenamiento de fuerza se hiciera por la tarde, no se podría aprovechar ese posible estímulo positivo, pero el efecto del entrenamiento de fuerza podría beneficiarse del hecho de que después del entrenamiento de fuerza no se hace ningún otro tipo de esfuerzo hasta el día siguiente. Si no es posible hacer los entrenamientos de fuerza y los demás en días distintos ni separados unos de otros en unas 5-6 horas, el entrenamiento de fuerza siempre debería hacerse antes que el otro.

las características del entrenamiento de fuerza deben ser tales que no impidan o interfieran con otro entrenamiento generalmente un entrenamiento específico realizado a continuación

En este caso, si es posible (debe intentarse que sea posible), se debería dejar unos 10-15 minutos de recuperación antes de iniciar el segundo entrenamiento. Esta combinación reducirá el efecto del entrenamiento de fuerza sobre la mejora de la propia fuerza, pero será mucho más positivo que si el entrenamiento de fuerza se hace después de otro entrenamiento, cuando el sujeto está fatigado.

Además, se debe tener en cuenta que difícilmente el entrenamiento de fuerza realizado antes que el otro tendrá un efecto negativo sobre este, pues las características del entrenamiento de fuerza deben ser tales que no impidan o interfieran con otro entrenamiento generalmente un entrenamiento específico realizado a continuación. Estas características se cumplen si el grado de fatiga generado por el entrenamiento de fuerza es moderado, lo cual ofrecerá los mejores beneficios tanto para la mejora de la fuerza como para el rendimiento especifico.

50 rutinas personalizadas gratis