Diferenciacion entre la fatiga central y la periférica


Diferenciacion entre la fatiga central y la periférica

En este artículo se revisa la diferenciación entre la fatiga central y la periférica. Durante mucho tiempo la fatiga se ha relacionado principalmente con factores dependientes de lo que “pasaba” en el músculo, sin tener muy en cuenta los mecanismos previos.

En esta serie de artículos tratamos algunos conceptos mas importantes del entrenamiento de fuerza recogiendo notas del reciente libro publicado Fuerza Velocidad y Rendimiento Físico y Deportivo escrito por los reconocidos investigadores Juan José González Badillo y Juan Ribas Serna.

La poca importancia atribuida a los factores centrales se ha podido deber a la simplificación de aplicar al sujeto humano consciente los resultados sobre limitación de fuerza obtenidos en preparaciones musculares aisladas y, por lo general, privadas de su inervación, y a los métodos para medir la cuantía de la influencia central a los músculos, que no han sido técnicamente rigurosos y, por tanto, los resultados fácilmente criticables y no considerados

 

Diferenciacion entre la fatiga central y la periférica

 

Cuando se han podido medir los cambios en el sistema nervioso central (SNC) durante el ejercicio, estos se han orientado princpalmente hacia la demostración de que pueden causar un déficit de fuerza (Gandevia, 2001). La fatiga central se manifiesta por una progresiva pérdida de activación voluntaria o descenso de la estimulación neural necesaria para la ejecución de un ejercicio, que se traduce en una disminución de la fuerza máxima aplicada.

La fatiga central aparece tanto en esfuerzos cortos de alta intensidad (llamados ejercicios de fuerza) como en esfuerzo prolongados de intensidad absoluta claramente inferior (llamados ejercicios de resistencia) pero y la sensación de fatiga es mayor en los esfuerzos prolongados, y los mecanismos responsables de ambos tipos de fatiga son distintos. La fatiga se manifiesta en primer lugar en el SNC y él mismo trata de compensarla con el aumento de la excitación y la activación de un mayor número de neuronas motoras, implicadas en el control de la activación muscular, aunque existe un grado de fatiga a partir del cual el SNC reduce la activación para evitar el deterioro de la homeostasis y el daño muscular.

La fatiga tiene un componente central significativo.

La fatiga tiene un significativo componente central. Si en una situación de fatiga se aplica un estímulo no dependiente del SNC y se produce una recuperación de la fuerza se evidencia el componente central. En los primeros estudios se comprobó el efecto central por el hecho de recuperar la fuerza al abrir los ojos cuando se había llegado a una situación de fatiga casi total (MOsSO, 1904). Posteriormente, la comprobación de que la fatiga tiene un componente central se realiza a través de la interpolación de estímulos eléctricos durante las contracciones voluntarias.

Si cuando disminuye la producción de fuerza durante una contracción voluntaria máxima se aplica una estimulación eléctrica directa a las fibras musculares y aumenta de nuevo la fuerza, estamos ante una prueba de que la fatiga tenía un componente central. Si en la misma situación no aumenta la fuerza, la fatiga es central y periférica.

Si se mide la activación muscular a través de un electromiograma (EMG) y baja la frecuencia de potenciales de acción y la fuerza, la fatiga tiene un componente central importante, y si no baja la frecuencia de los potenciales de acción y sí la fuerza, la fatiga es de origen principalmente periférico.

El efecto de tipo central también se manifiesta por la especificidad de la fatiga. En la figura de debajo se puede observar que el efecto del entrenamiento sobre la fatiga se manifiesta de manera específica en función del tipo de entrenamiento realizado. Cuando se entrena con una pierna, el efecto positivo sobre la fatiga se produce solo cuando se mide el efecto con una pierna, no con las dos. Lo contrario ocurre cuando se entrena con las dos piernas.

 

Diferenciacion entre la fatiga central y la periférica

Especificidad del efecto del entrenamiento sobre la fatiga (Rube y Secher, 1990; en Moka, 2002).

50 rutinas personalizadas gratis